Reiki versus Chikung

Chikung, también llamado Qigong, que significa literalmente “Trabajo con la Energía”  es una de las artes chinas que se están imponiendo en occidente, ya desde hace muchos años. Conocido como “gimnasia china”, sus beneficios son tantos, que sería imposible enumerarlos en unas pocas líneas. Está estrechamente relacionado con la Medicina China y el arte del Taichi Chuan. 

Reiki también está muy de moda, los cursos de Reiki se llenan rápidamente por su aparente facilidad de aprendizaje, en la nos dicen que apenas hay que esforzarse, para dominar el método Reiki y ser buenos “canales”. 

Sin embargo, el arte del Chikung lleva muchos más años que Reiki en nuestra sociedad, de hecho se estima en unos 4000 años de antigüedad frente a Reiki, que nació en 1922 y es tan solo un recién nacido si lo comparamos.

Reiki surge en Japón. Chikung en China. Sin embargo ambos se complementan perfectamente e incluso, hay quién dice que Reiki es “el Chikung del vago”, a fin de cuentas hablamos de Chikung: Trabajo con la Energía.

De hecho, consideramos que para ser unos buenos Reikidokas, se hace imprescindible aprender y practicar los diferentes ejercicios de Chikung, pues gracias a ellos nuestro cuerpo se relaja, las articulaciones se desbloquean, abriendo todos los pasos misteriosos por donde fluye el Ki, mejorando nuestra salud a todos los niveles y permitiendo que la energía Reiki fluya de forma natural, a través de un cuerpo puro, una mente pura y un corazón puro. 

La práctica de Qigong exige paciencia, constancia y entrega…muchas horas de entrenamiento, algo a lo que los practicantes de Reiki no suelen estar acostumbrados, sin embargo para avanzar en Reiki, se hace del todo necesario el entrenamiento y nuestra Escuela, aunamos  lo mejor de los dos mundos sintetizando las prácticas y adaptándolas al momento presente, para poder avanzar adecuadamente tanto en Qigong como en Reiki. 

Un punto en común de ambas disciplinas es el Camino Espiritual, ambos métodos se nutren de las fuentes del Budismo, el Taoísmo y desde luego, la Meditación en sus diferentes versiones; al mismo tiempo también en Qigong se usa la imposición de manos para la sanación, existiendo incluso clínicas en China donde se aplica únicamente Qi, con unos resultados que son ciencia ficción para los practicantes de Reiki. 

Qigong tiene aplicaciones marciales, médicas, espirituales e incluso religiosas, mientras que Reiki apenas se conoce fuera del ámbito de las terapias naturales, siendo igualmente uno de los mejores métodos de crecimiento personal, pues originalmente Reiki fue concebido para alcanzar el Anshin Ritsumei, que es un estado de iluminación, presencia y felicidad permanentes, motivo por el cual os aconsejo encarecidamente aprender Qigong y Reiki en su conjunto, para conseguir una vida feliz y saludable. 

Esta web usa unos pequeños archivos de texto denominados cookies que almacenan información en tu ordenador para facilitar y aprender de tu uso del sitio. Navegar por este sitio implica que aceptas nuestra política de cookies.